– La colaboración del público en las pruebas se vuelve más importante que nunca.

La Federación de Automovilismo de Las Palmas y los responsables de algunas de las pruebas más importantes de su ámbito de influencia se reunieron ayer en la sala de prensa del Gran Canaria Arena con representantes de los medios de comunicación. A pocos días de que arranque la temporada en esta provincia con la Subida de Juncalillo, federación y organizadores coinciden en la necesidad de reforzar las medidas de seguridad para cumplir los estándares FIA.

 

Los últimos acontecimientos y, muy especialmente, la tarjeta amarilla que la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) impuso al Rally Islas Canarias después de su última edición, la número 45 que se celebró el pasado mes de noviembre, ha puesto en alerta a todos los estamentos del automovilismo de la provincia de Las Palmas, empezando por su propia federación. La FALP convocó este miércoles 9 de marzo a los medios de comunicación para una rueda de prensa conjunta con algunos de los organizadores de las pruebas deportivas más importantes.

 

Germán Morales, en calidad de presidente del Comité Organizador del Rally Islas Canarias del FIA European Rally Championship; José Víctor Rodríguez, su homólogo en el Rally Isla de los Volcanes del Supercampeonato de España de Rallies; Manuel José Santana, miembro del Club Deportivo Azuatil a cargo del Rally Comarca Norte de Gran Canaria; Pepe Monzón, de la Escudería Drago que organiza este próximo sábado la Subida de Juncalillo y Miguel Espino, de DGJ Sport Team al frente del Rally Villa de Santa Brígida que tendrá lugar una semana después, además de Francisco Sánchez, de la Escudería Aterura, acompañaron a Miguel Ángel Domínguez, presidente de la FALP, en este encuentro con los medios de comunicación.

 

Domínguez explicó que a lo largo de este año deportivo que está a punto de empezar se reforzarán las medidas de seguridad en todas las pruebas. El objetivo, compartido por todos los organizadores asistentes, es establecer un estándar a lo largo de toda la temporada compatible con el de las pruebas de rango internacional y nacional. En este sentido, Germán Morales apuntó que, como rally puntuable para el FIA European Rally Championship y con el precedente de la tarjeta amarilla, se va a multiplicar el número de voluntarios. No obstante, recordó, puede haber cientos de comisarios por tramo, pero si el público no colabora será en vano.

 

Víctor Rodríguez, por su parte, apuntó la necesidad de que los nuevos estándares de seguridad se trabajen desde la base, desde el slalom y la montaña, para que se puedan aplicar en la totalidad de las modalidades. También se apuntó la posibilidad de cerrar con anterioridad los tramos cronometrados y de lo importante que es que los aficionados comprendan que una vez se ubiquen en un lugar seguro, han de permanecer ahí hasta que concluya la competición.

 

En resumen, que los aficionados y el público en general tienen que mentalizarse de esta implementación de las normas de seguridad por el bien y el futuro de este deporte. Para la FIA, en un tramo cronometrado no puede haber espectadores ni vehículos, sino en las zonas habilitadas para ello y la FALP teniendo en cuenta que la seguridad de las personas debe ser igual para todas las competiciones indiferentemente de su categoría, quiere que se apliquen desde ya para que todos nos vayamos acostumbrando, de cara a las citas más importantes del calendario.

En este sentido los cambios más significativos son:

– No se podrá estacionar vehículos al borde de la carretera, sino utilizando los aparcamientos habilitados para ello.

– Prohibición escrupulosa de público en las zonas delimitadas con cinta roja.

– No se podrá acceder a los tramos ni caminar por la carretera desde 20 minutos antes del comienzo, utilizando en todo caso senderos o caminos.

– Se aumentará el número de comisarios de ruta. De hecho la FALP ha realizado una formación reciente y accederán 40 nuevos, además de los jóvenes voluntarios que se van a incorporar gracias a los acuerdos de colaboración con el IES Ana Luisa Benítez y la ULPGC.

– Solamente en el Rally Islas Canarias se aumentará en 200 comisarios el equipo humano de la prueba que ya rondaba las 1.000 personas.

– Se está gestionando ampliar el horario de cierres de carreteras en rally o subida, hasta dos horas antes del inicio.

– Y por supuesto utilizando el sentido común para no cometer irresponsabilidades que pongan en peligro la seguridad personal y respetando las indicaciones de los comisarios y/o fuerzas de seguridad, protección civil, etc., en todo momento.

Los organizadores y la FALP realizarán campañas de difusión de toda la normativa a lo largo de la temporada y van a repartir próximamente entre los espectadores, unas bolsas totalmente biodegradables y recicladas para la recogida de basuras, ya que otra asignatura pendiente sigue siendo el tema de la limpieza.

Una vez más, sigue en vigor la gran premisa: «Para que sea un buen rally, tiene que ser un rally seguro y respetuoso con el medio ambiente».