El piloto del Citroën Total World Rally Team, Sebastien Ogier ha ganado el Rallye de Jordania por el estrecho margen de dos decimas de segundo sobre el piloto del BP Ford Abu Dhabi World Rally Team, Jari-Matti Latvala.

El francés, afrontaba la ultima especial de la prueba 0.5 segundos por detrás de Latvala y en el Power Stage se acabo imponiendo y superando al piloto finlandés por solo 0.2 segundos. Es el margen más pequeño entre el vencedor y el segundo clasificado de la historia del Campeonato del Mundo de Rallyes, superando el récord anterior que poseía Marcus Gronholm desde el Rallye de Nueva Zelanda de 2007, cuando se impuso a Sebastien Loeb por solo 0.3 segundos.

“Es una sensación increíble”, dijo Ogier. “Jari-Matti fue muy rápido hoy y tuve que pilotar al máximo. Estoy muy feliz por ganar”.

Ogier empezaba la última jornada con 31.6 segundos de ventaja tras aprovechar las estrategias de los demás pilotos en el primer día que preferían no quedar en primera posición para no abrir pista en el día de hoy, así Ogier apretó al máximo y consiguió esta diferencia. Latvala fue recortándola hasta ponerse por delante en el penúltimo tramo de la jornada por solo 0.5 segundos sobre Ogier.

La victoria de hoy es la segunda consecutiva para el piloto galo en esta temporada 2011 del WRC, y es la primera vez que un piloto consigue la puntuación máxima en un rallye, los 25 puntos por la victoria más los 3 extra por ganar el Power Stage.