La disputa del 33
Rallye Sierra Morena ha dejado un sabor agridulce en el equipo R2 Rallycar
Team. Aunque las prestaciones de los pilotos han mejorado con respecto a las
pruebas anteriores, pequeños problemas han terminado empañando la disputa de la
tercera prueba del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto. Pablo Pazó, con
más kilómetros sobre el Ford Fiesta R2, ha demostrado que puede llegar a
disputar los primeros puestos de la categoría. En los compases iniciales del
rallye logró marcar buenos tiempos, aunque un pinchazo en el tercer tramo le
haría perder un tiempo muy importante con los puestos de cabeza y las opciones
de pelear por la victoria. Aun así Pazó mantuvo un buen ritmo de carrera que le
permitió finalizar tercero en la categoría R2. “Me queda el buen tiempo que
hicimos en el segundo tramo de la mañana, pero después se nos torció todo con
el tema del pinchazo. A partir de ahí nos pusimos un poco en tierra de nadie,
que puedes correr pero ya no es lo mismo. Lo bueno es que estamos más adaptados
al coche, aunque aun quedan cosas por mejorar. Esperamos que en el Rallye Rías
Baixas ya podamos estar disputando con los primeros clasificados”
explicaba
el piloto al finalizar la prueba.

No tuvo tampoco
suerte Roberto Blach Junior. El joven piloto gallego volvió a realizar una
carrera muy seria, prosiguiendo con su aprendizaje a los mandos del Ford Fiesta
R2 sabiendo que parte de sus opciones pasan por completar los rallyes al
enfrentarse en la Copa de España Junior a pilotos con vehículos de mejores
prestaciones. Blach mantuvo un ritmo constante durante toda la prueba,
manteniéndose desde los primeros compases en el tercer puesto de su copa y
llegando a alcanzar el quinto puesto en la categoría R2. Sin embargo un problema
mecánico en el penúltimo tramo del día le obligaría a abandonar finalmente.