–   Tras el volante del Ford Fiesta R2 del equipo MRT que dirige, el también piloto, Gustavo Sosa.

 

El debut del piloto de Lanzarote, Raúl Hernández, en el asfalto de canarias, en la Subida a Guía de Isora, valedera para el Campeonato de España de Montaña, fue un pleno éxito, que se vio refrendado al ganar el apartado Junior, amén de ganar la categoría R2, la clase 3 (Campeonato de Tenerife) y unos puestos en la general de primera fila..

 

Continuando con el programa previsto para que el joven piloto lanzaroteño siga su exhaustiva preparación para iniciarse en el mundo del motor. Este fin de semana la cita estaba en la isla de Tenerife, en donde se celebraba la cuarta cita del Campeonato de España de Montaña con la Subida a Guía de Isora. Donde obtuvo permiso de la Real Federación Española de Automovilismo para participar en la misma.

 

El siguiente paso fue elegir equipo y coche, decidiéndose finalmente por el MRT de Gustavo Sosa y un Ford Fiesta R2, que resultó ser una elección perfecta, no sólo por el equipo, sino por la implicación y apuesta decidida de Gustavo Sosa, su propietario, por el joven piloto de Lanzarote.

 

Progresión continua

En la prueba valedera para el Campeonato de España de Montaña, así como el Provincial de Tenerife, la prueba se realizaba en dos días. El primero valedero para el Campeonato de Tenerife y la suma de los días para el Campeonato de España.

 

Un total de seis mangas tuvo que disputar el lanzaroteño Raúl Hernández y en cada una de ellas fue mejorando sus tiempos en una continua progresión. Todo ello le llevo en primer lugar a conseguir unos resultados increíbles en el Campeonato de Tenerife, en donde lograba la octava plaza de la general de turismos, primero de la categoría R2 y primero de clase 3, y por supuesto el piloto mas rápido entre los pilotos junior presentes.

 

Dentro del Campeonato de España de Montaña, se hacía con la decimosexta posición de la general y primeros de la categoría R2, pero además se llevaba el trofeo del primer piloto Junior clasificado. Unas prestaciones que nadie había podido conseguir en su primera prueba de montaña y además en el estreno de un nuevo coche para él, nuevo equipo de mecánicos, nueva disciplina, nuevo trazado y por supuesto la presión al ser esta su primera competición en asfalto dentro del territorio español.

 

La alegría del joven Raúl era patente; “ha sido un fin de semana increíble, todo ha salido muy bien y los resultados han salido como queríamos”, aunque tampoco se olvidaba de su equipo, “todo esto no seria posible sin el equipo que me rodea, empezando por mi padre, así como Modesto Martin y Yeray Lemes que siempre están aconsejándome, sin olvidarme de Rogelio Peñate, que aunque hoy no ha podido estar con nosotros siempre está apoyándome y asesorándome. También quiero agradecer el esfuerzo de Gustavo Sosa y su equipo MRT, que ha querido apoyarme en este proyecto de futuro tan importante para mi”