Tal y como estaba previsto, el piloto lanzaroteño y su nuevo compañero, Borja Rozada, invirtieron los once tramos de su primera carrera del año para recuperar el ritmo y adaptarse el uno al otro. Tras la décima plaza lograda, la siguiente estación será el Rally Islas Canarias ‘El Corte Inglés’.Tras mucho tiempo en el dique seco, Marcos González retomó la actividad deportiva este pasado fin de semana con el 30 Rally Villa de Santa Brígida, primera de las citas del campeonato provincial de Las Palmas en la modalidad de asfalto. Un certamen que queda fuera de sus planes este año, pero cuya prueba inaugural era perfecta para empezar a ir tomándole el pulso a la competición antes de queésta se acelere el próximo mes de abril.Para el lanzaroteño suponía volver a ponerse a los mandos del Renault Mégane con el que corrió su primer rally hace ahora un año; regresar también a una superficie, el asfalto, que no pisaba en carrera desde hacía cinco meses; y, por último, el estreno de copiloto en la figura de Borja Rozada. Muchos factores que aconsejaban paciencia y tomar la salida sin otro ánimo que alcanzar la meta y hacer kilómetros.Y así fue. El primer tramo, el nocturno de ‘Higuera Canaria-La Atalaya’, fue una primera toma de contacto con el coche que, además, presentaba novedades a nivel bastidor y electrónica. Ya de día el lanzaroteño encontraba rápido su lugar en la clasificación, concretamente dentro del top ten de este Rally Villa de Santa Brígida, un lugar que alcanzaba ya en el cuarto tramo antes de que en el quinto una leve salida de carretera del Mégane dañara el puente trasero.“Fue un susto nada más, pero a partir de ahí sufrimos una barbaridad cada vez que teníamos que negociar una curva de izquierdas muy pronunciada. Costaba mucho meter el coche, por eso en algunos tramos perdíamos mucho tiempo y en otros el rendimiento era mucho mejor”, explicó al término de la carrera Marcos González, cuya temporada en la Beca RMC arrancará a finales de abril con el Rally Concello de Curtis.En efecto, el contraste fue claro a partir de ese momento con toda una segundamitad de carrera aún por disputar. Nada más superar el trance, González y Rozada marcaban un sexto mejor tiempo que los volvía a lanzar hasta la octava plaza general y el quinto de ‘Cueva Grande’ en sus dos pasadas confirmaba que, sin esos problemas, su ritmo en este rally era muy bueno. Pero cada paso por alguna de las distintas variantes del tramo de Santa Brígida volvía a ralentizar su ritmo, por lo que finalmente acabaron en décima posición absoluta.“El resultado podría haber sido mejor, pero no mentimos cuando dijimos que no veníamos a por una posición a Santa Brígida. Esto ha sido casi como empezar de nuevo por la cantidad de novedades y para Borja y para mí era importantísimo entendernos bien dentro del coche. Todo ha ido bien y tenemos aún el Rally Islas Canarias ‘El Corte Inglés’ por delante para seguir adaptándonos. Hemos hecho los once tramos, que era de lo que setrataba”, valoró a modo de conclusión Marcos González.Esta temporada el joven lanzaroteño cuenta con el patrocinio de Croexsa, Distribuciones Viera, Dr. Oetker, Picken, Lipton, CrossFit Lanzarote, Pinturas Óscar, Haría Extreme y el RACC.