El Jarama Vintage Festival con su neto sabor retro acogió esta competición
Aparcando momentáneamente su habitual Renault Clio Cup con el que compite en la Copa de España de Resistencia el piloto vallisoletano Álvaro Rodríguez Sastre (www.alvaro-rodriguez.com) volvía a reencontrarse con la historia al tomar parte en la primera cita del Historic Endurance Series a bordo de un Porsche 911 3.0 RS, portando el nº 67 en las puertas delanteras y haciendo equipo con Luis López, propietario del mismo.
Si bien repetían con la marca alemana ésta unidad es diferente a la pilotada en la temporada 2012 (Porsche 911 RS 2.7) y este mismo escenario del Jarama Vintage Festival con el particular ambiente que volvían a vivir cuantas personas tuvieron ocasión de disfrutar de “esta mirada al pasado” durante este pasado fin de semana y en un recinto capaz de aunar al mundo del motor con las dos y cuatro ruedas.
Nuevo encuentro con la historia deportiva de Álvaro Rodríguez – Luis López y su Porsche 911 3.0 RS en el Historic Endurance Series
– POSITIVOS ENTRENOS CRONOMETRADOS.
Como decimo, y encuadrado en su programa de actos, se disputó la cita inaugural del Historic Endurance Series y no podían tener menor debut ya que se anotaban la Pole position absoluta de los 38 equipos clasificados con su 1’53.336 y por extensión de su categoría de H-76, que engloba a Turismos y GT`s hasta el año 1976.
– ABANDONO EN LA PRIMERA CARRERA.
Con Álvaro a los mandos del Porsche y arrancando la sesión desde la posición de privilegio se completada la primera vuelta como líderes no tardando en padecer un problema de motor que le obligan a ceder diferentes plazas hasta que deben abandonar tras haber completado los 11 primero giros y estar ocupando una alejada 23ª posición.
-Y 2º EN LA SEGUNDA.
La siguiente y definitiva carrera resultaría muy fulgurante y positiva a la vez ya que si bien Luis es quien inicia la misma desde el 31º lugar de partida debido al anterior abandono cada nuevo giro supone adelantar adversarios y de las diferentes categorías presentes, en ocasiones más de uno, situándose 11º tras los tres giros iniciales y manteniendo unas entretenidas pugnas con el consecuente movimiento y alternancia de posiciones que se mantienen hasta la entrada a boxes para el oportuno cambio de piloto y, a partir de aquí, con Álvaro al volante se abre otra nueva progresión constatada en la vuelta 17ª cuando ya está situado como segundo absoluto de la competición pero satisfacción que comienza a diluirse a dos vueltas para la finalización de la misma con la reaparición de una pérdida de prestaciones en el equipo motriz empleándose al máximo para minimizar daños deportivos empleándose a fondo para ceder no más que dos lugares absolutos para concluir la sesión como cuartos absolutos y segundo de la mencionada clase H-76.
Una vez apagados los ecos de esta cita Álvaro nos comentaba que “volver a este encuentro ha sido muy entrañable. Deportivamente me queda un sabor agridulce, por un lado pilotar un coche tan potente como el Porsche 911 3.0 RS y los registros que tanto Luis como yo hemos sido capaces de marcar, ya fuera con la pole position absoluta o con la segunda plaza final de la categoría H-76 en la segunda carrera aunque bien podíamos haber acabado líderes y por el otro lado de la balanza los problemas padecidos y que tanto nos han marcado”.