El piloto de Haría se sobrepuso a una difícil primera etapa nocturnapara recuperar hasta la sexta posición del 38 Rally Islas Canarias ‘El Corte Inglés’ celebrado este pasado fin de semana. Además del resultado, lo más positivo ha sido el hecho de estar ya en perfecta conexión con su copiloto Borja Rozada. La ‘pretemporada’ de Marcos González ha llegado a su fin después de haber completado los docetramos del Rally Islas Canarias ‘El Corte Inglés’. Una prueba valedera no sólo para el provincial de Las Palmas y el autonómico, también para un Campeonato de España de Rallies de Asfalto (CERA) al que volverá en otras tres ocasiones más a lo largo de la temporada como parte del calendario de la Beca RMC.

Una buena ocasión por tanto para probarse y, sobre todo, para seguir ajustando la maquinaria de cara a su estreno en esta copa mixta a finales de abril. Incluyendo la metodología de trabajo con Borja Rozada, su nuevo copiloto desde el pasado Rally Villa de Santa Brígida. Ayudaron las pésimas condiciones que los equipos se encontraron en la primera etapa, la del viernes noche, con frío, viento y lluvia.
Un escenario en elque un mal funcionamiento del sistema antivaho podía ser fatal, y así fue para las opciones de Marcos y Borja, que sufrieron mucho en esos tres primeros tramos y perdieron un tiempo muy valioso. Un inconveniente al que había quesumar a una incorrecta puesta a punto de las suspensiones del Renault Mégane de Distribuciones Viera.
“Ni Borja ni yo nos sentíamos cómodos dentro del coche. Daba la impresión de que era impredecible, así que a partir de ahí decidimos empezar de cero con las suspensiones y fuimos haciendo ajustes en cada sección”, explica González. Con los problemas de visibilidad solventados pusieron toda su atención en ir afinando el setting del Renault Mégane, un proceso que se alargó hasta la última sección.
Con un buen númerode abandonos por el camino, Marcos y Borja pronto se asentaron en la séptima posición y empezaron a mejorar sus tiempos, sobre todo en los tres últimos tramos. “Cuando dimos con un buen ajuste de las suspensiones empezamos a buscar tiempos y la verdad es que salieron con facilidad. En algunas ocasiones nos situamos por delante de los R2”, explica el lanzaroteño.
Ese buen ritmo le permitió aprovechar la oportunidad que se presentó de ganar un puesto y, sobre todo, imponerse en la Copa de España Junior, trofeo del que González y Rozada son los primeros líderes del año. “En Rías Baixas, Bierzo y Villa de Llanes volveremos dentro de la Beca RMC al nacional de asfalto y nos da mucha alegría conseguir este primer puesto. Pero lo mejor de este rally es que no sólo hemos avanzado mucho en nuestra adaptación como equipo, también hemos trabajado muy duro en el coche y evolucionado en puesta a punto. Ha sido un buen entrenamiento para lo que será esta primera temporada en ‘la beca”, concluye el canario.