Desde el primero al último de los nueve tramos cronometrados, el XXXI Rallye Villa de Santa Brígida ha tenido un dueño y señor, Luis Monzón-José Carlos Déniz con el MINI WRC, que han vuelto a ganar en la prueba de casa después de varios años y estrenando la Temporada 2015, como un test que ha demostrado la buena puesta a punto de su montura de cada al resto del año, especialmente la inminente cita del Campeonato de España con el “Islas Canarias”.

El piloto de Santa Brígida declaraba nada más finalizar el último tramo, “me sabe mucho esta victoria, ha sido un rallye fácil porque es el rallye de casa, pero si hemos conseguido el triunfo ha sido tamb ién por el gran trabajo que ha realizado todo el equipo”.
La segunda plaza final fue para el gallego Pedro Burgo-Marcos Burgo con el Porsche 911, un piloto que en un rallye poco propicio para su vehículo demostró una buena adaptación y tuvo su premio, pues de marchar tercero casi todo el día, a falta de un tramo subía un puesto tras la retirada de Alfonso Viera-Víctor Pérez con el Skoda Fabia WRC. Viera tenía la segunda plaza asegurada, pero al parecer una rotura en el sistema de escape obligó por precaución terminar la prueba antes de lo previsto, después de un debú con el Skoda en el que lo estaba haciendo muy bien.
De esta forma, la tercera plaza del podio se la adjudicaba el lanzaroteño Rubén Curbelo con Israel Pereira de copiloto en el Mitsubishi Lancer Evo, en uno de sus mejores rallys en Gran Canaria y tomando muchos puntos para el Campeonato Provincial de Las Palmas, ya que los pilotos que le anteceden no lo van a seguir.

Vicente Bolaños en su reencuentro con los rallys fue cuarto clasificado con otro Mitsubishi Lancer Evo. El alto nivel de este año del “Santa Brígida” queda patente con este puesto para Bolaños, después de ganar la anterior edición. En quintoo lugar entraba el Porsche 911 de Modesto Martín, seguido del Honda Civic de Julián Falcón, que estuvo prudente en su debú con este coche llamado a ser otro de los animadores del Provincial. Ya en séptimo lugar el Peugeot 205 de Heriberto Godoy tras unos problemas mecánicos al principio.

Pero la nota dominante del rallye fue el alto número de equipos retirados, nada menos que 22 equipos de los 56 que tomaron la salida. Y casi la mitad por salidas de carretera, todas sin consecuencias personales.
TROFEOS PROMOCIONALES
Ayoze y Joel Benítez ganaban de nuevo en el Trofeo Toyota Enma-2RM, a pesar de llevar problemas mecánicos. Los actuales campeones provinciales volvieron a exhibir su alto nivel y acabaron octavos absolutos.
El Trofeo BP de Promoción acabó con un sólo equipo clasificado y, por lo tanto, campeón en el rallye: Fernando Castelló-Himar Marrero (Toyota Yaris). Sus compañeros líderes a lo largo de la prueba, Julio Martínez y Acorán Navarro acabaron en la lista de retirados, al igual que el resto de los 8 equipos que tomaron la salida en este duro rallye que se cebó especialmente con los equipos más modestos.
Oliver Nieves-Javier Alonso se imponían en la Copa Nissan-Fan Motor y la Challenge Rally Car fue para Ayoze Benítez con el Yaris, mientras la Maxi Challenge se la adjudicó Julián Falcón con el Honda. Entre los debutantes, el primer piloto fue José Javier Rodríguez con el novedoso Opel Corsa OPC y en copilotos la mejor fue Nayra Padilla en el Porsche 911.
REGULARIDAD SPORT
Entre los vehículos históricos que competían en la modalidad de Regularidad Sport, también se cobró sus bajas este “Santa Brígida”. En Media Alta o Campeonato RS, el triunfo se lo llevaron Roberto y Diego Rodríguez con el Toyota 1000, mientras en media baja o Copa RS la victoria fue para Alexis Manzano-Rubén Tejera con el Toyota Starlet. Un sólo equipo en Trofeo 50 y que fue para Roberto y Tania García con el Honda Civic.
En total finalizaron 25 equipos de los 48 que tomaron la salida en velocidad y 7 de los 8 en RS. En total 32 finalistas de los 56 que bajaron por la rampa de salida.