El Porsche 997 GT3 2010 de Lauren y Mahy fue la cara alegre de Digital Fone Competición en la edición número 25 del Rallye Villa de Granadilla. Vencieron en esta tercera cita del campeonato tinerfeño y pasan a ser una clara referencia en el campeonato. La otra cara de la moneda la encontramos en Carlos Jorge-Sergio Marrero, que no pudieron acabar en el estreno del Ford Escort MKII en los tramos de Canarias.

​El Rallye Villa de Granadilla era crucial en el campeonato tinerfeño de la especialidad. Este detalle lo tenían bien anotado Lauren y Mahy, que con el Porsche 997 GT3 2010 llegaban a esta prueba después de la importante victoria en el ‘Norte’. Dando continuidad a aquel triunfo, los de Digital Fone Competición alcanzaron la segunda victoria consecutiva del año.

“Hemos corrido de una manera inteligente y sin arriesgar más de lo necesario”, comentó el piloto de Arico a la conclusión de la prueba tinerfeña. El de Digital Fone Comunicaciones, Helly Webber, Kuxbo accesorios originales y Centro Porsche Tenerife se anotó, sin embargo, las diez pruebas especiales que componían este 25 aniversario del ‘Villa de Granadilla’. “Estamos muy contentos porque hemos logrado mejorar los cronos personales que teníamos del pasado Rallye Villa de Adeje”, un síntoma claro de que el trabajo de puesta a punto y adaptación ha ido por el buen camino.

“Con esta victoria nos posicionamos muy bien de cara al campeonato”, explica el del 997 GT3 2010, que en cualquier caso reconoce que aún es pronto para avanzar cualquier aspecto relacionado con la posibilidad de alcanzar títulos. “Vamos a ir carrera a carrera, mejorando nuestras sensaciones con el Porsche y lo que tenga que venir, vendrá”, apuntaba Lauren García, muy satisfecho gracias a esa mejora “en las sensaciones personales con un coche tan especial”.

Y si Lauren y Mahy García eran la cara alegre de Digital Fone Competición, en el otro lado de la moneda se encontraban Carlos Jorge y Sergio Marrero. En la que era su segunda incursión en el Campeonato Autonómico de Regularidad Sport, el equipo tinerfeño centraba sus esfuerzos en conocer el comportamiento de su Ford Escort MKII en el asfalto canario.

“No tuvimos mucha fortuna en el debut debido a que se bloqueó la dirección en el quinto tramo y acabamos fuera de la carretera, por fortuna sin grandes daños”, aclaró el piloto de Digital Fone Competición. Hasta ese momento la pareja Jorge-Marrero se encontraba en clara ascensión en la tabla. “Creo que para ser la primera carrera en Canarias estábamos haciendo un buen papel”, una actuación que, por desgracia, no se pudo concretar. “No estamos acostumbrados a situaciones de este tipo, pero por fortuna podemos extraer cosas positivas de esta participación”, destacaba Carlos Jorge al confirmar el abandono.