Una rotura de motor en su Mitsubishi Lancer Evo X en el séptimo tramo detuvo la remontada del canario y su compañero Rogelio Peñate en el Rally de Tierra Concello de Curtis. Ambos recuperaban rápidamente posiciones después de una primera sección en la que perdieron mucho tiempo al no encontrar la confianza necesaria para poder atacar.

No pudo ser. Otra vez una avería mecánica dejó en la cuneta a Gustavo Sosa y Rogelio Peñate en una prueba del Campeonato de España de Rallies de Tierra (CERT). Fue en Concello de Curtis, en Galicia, sede de la segunda cita de la temporada de este certamen y a la que llegaban con la máxima ilusión para poder aspirar a una buena plaza en la categoría de Grupo N. Sin embargo el rally coruñés no empezó bien para los canarios, que en las dos primeras especiales de 16,54 y 7,92 km respectivamente, se dejaban un buen puñado de minutos al no encontrar la confianza necesaria para estar con los mejores de su clase. Ambos tramos estaban lo suficientemente delicados para que, sin un setting adecuado en el coche, Sosa se viera lejos de donde esperaba. “El coche morreaba y yo tampoco tuve las sensaciones que esperaba. Me costó entrar en la carrera, esa es la verdad, pero al llegar a la asistencia hicimos algunos cambios y a partir de la siguiente sección todo cambió”, explica el piloto de DISA.
En efecto, la repetición por estas mismas variantes evidenciaron que el lugar de Sosa y Peñate en Curtis era mucho más arriba y sus buenos registros se tradujeron en una mejora en la clasificación provisional. La entrada en escena del TC-C apuntaló esa buena marcha con un séptimo mejor tiempo en su primera pasada y un sexto en la segunda ya a la altura de los equipos que en este segundo rally del CERT aspiraron a los puestos altos del Grupo N.
“El coche iba muchísimo mejor y yo estaba mucho más concentrado, más adaptado al barro. Los tiempos eran buenos y fuimos remontando rápidamente hasta quedarnos a pocos segundos de rivales de nuestra categoría con los que preveíamos estar peleando aquí en Curtis”, continúa el piloto de Fuerteventura. Con la décima posición ya al alcance de su mano, todas las ilusiones se esfumaron cuando en el siguiente tramo el motor de su Mitsubishi Lancer Evo X se rindió.
Una nueva avería mecánica que supone un duro golpe a las ilusiones de Gustavo Sosa y Rogelio Peñate de hacer un buen papel en el CERT 2014 y quitarse de encima esa mala fortuna que les persigue desde el pasado año. “Es muy decepcionante porque venimos preparando muy bien esta carrera y todo este principio de temporada. En Lorca fue el embrague y aquí el motor; empezar el año de esta manera rompe todos nuestros planes”, ha declarado el canario.
Su copiloto, el grancanario Rogelio Peñate, también ha lamentado este nuevo abandono, más aún cuando sus registros a partir de la segunda sección eran muy competitivos. “Nos costó por la mañana porque no conseguíamos ir cómodos y seguros en el barro. Pero se hicieron algunos cambios y los tiempos fueron infinitamente mejores. Gustavo ha vuelto a pilotar muy bien, llegando a ponerse a la altura de equipos que sabíamos que iban a ser la referencia del Grupo N aquí en Curtis. La pena es que siempre nos falta ese punto de suerte”, ha añadido el de Santa Lucía de Tirajana.
Para olvidar este mal trago, Sosa participará en el III Slalom de Santa Mónica que se celebra este próximo fin de semana en su isla natal, Fuerteventura. Allí participará con el Mitsubishi Lancer Evo IX del Mercasosa Rally Team.